Flores de Bach

Historia

Terapia

Eficacia

Edward Bach

Las 38 Flores

Los 7 Grupos

Usos y Aplicaciones

Preparación de Remedios

Combinación de Flores

Qué es Remedio Rescate

¿Cómo Funcionan?

¿Cómo Tomarlas?

Contraindicaciones

Niños y Flores de Bach

Animales y Flores Bach

38 Flores en Mascotas

Flores de Bach

Para Insomnio/Pesadillas

Para la Ansiedad

Para el Estrés

Para la Angustia

Para la Concentración

Para la Hiperactividad

Para el Colon Irritable

Para la Hipertensión

Para Ataques de Pánico

Para Eyaculación Precoz

Para los Temores

Para la Incertidumbre

Para la Falta de Interés

Para la Soledad

Para la Hipersensibilidad

Para el Desaliento/ Desesperación

Para la Preocupación

Para Adelgazar

Para Depresión Posparto

Para Ruptura de Pareja

 
Más

Libros

Vídeos

Preguntas Frecuentes

 

FLORES DE BACH PARA EL ESTRÉS - FLORES DE BACH

El estrés se ha convertido en un personaje tristemente célebre que convive a menudo con nosotros.
 

Vagos malestares, tensión nerviosa, dolores de cabeza, picos de hipertensión y de diabetes, palpitaciones y hasta una dolorosa opresión en el pecho son síntomas alarmantes que después de descartar otras afecciones reciben el diagnóstico de estrés.

Pronunciamos esta palabra muchas veces, la convertimos en verbo y en adjetivo, pero ¿qué es realmente? ¿cuáles son sus causas? ¿qué podemos hacer para combatirlo?

En primer lugar no debemos calificarlo de algo malo porque el estrés no es ni más ni menos que una preparación automática de nuestro organismo para el ataque, la huída o la defensa. Frente a una señal de peligro se desencadenan una serie de reacciones a partir de una descarga de adrenalina y de otras hormonas: se aceleran las pulsaciones cardíacas y la FLORES DE BACH PARA EL ESTRÉS respiración, también las ondas cerebrales, aumenta la tensión muscular, se elevan la glucosa en sangre y la presión arterial, se paraliza la digestión y las funciones sexuales, la sangre fluye hacia las piernas y los brazos y se dilatan las pupilas.

De este modo todo está en un preaviso para ejecutar movimientos rápidos, para reacciones evasivas o defensivas, para veloces respuestas necesarias para la supervivencia.
En un mundo primitivo tal vez esto era muy sencillo: frente la presencia de una clara señal de peligro, por ejemplo la cercanía de un animal feroz, se produciría el alerta que llamamos respuesta de estrés.

Supongamos que este hombre de antaño huye velozmente y se refugia en su caverna. Una vez allí, seguro y protegido, su organismo da paso a la respuesta de relajación: progresivamente sus ritmos disminuyen y un sueño profundo permite el necesario descanso y la reposición de las energías consumidas.
En nuestro complejo mundo actual la señal de peligro es vaga y difusa y difícilmente podemos huir, atacar o defendernos.

¿Cómo escapar de la inseguridad urbana, la incertidumbre del futuro, la inestabilidad económica, los rumores de despido, la amenaza de la desocupación?
¿Cómo identificar la señal de peligro que proviene del temor profundo a los cambios continuos o de la conmoción del inconsciente colectivo en un mundo en crisis?
¿Cómo siquiera nombrar difusos presagios y aprehensiones?

De esta manera el estrés, cuya causa muchas veces desconocemos y que no puede descargarse mediante una acción física, se perpetúa en el tiempo. Es como si no llegáramos nunca al abrigo de la protegida caverna.

El desequilibrio hormonal sigue haciendo estragos en nuestro organismo. Las continuas descargas de adrenalina generan tensión, irritabilidad, mal humor, alteraciones en el apetito, en el sueño y la sexualidad.
Si se prolonga esta situación se debilitan las defensas posibilitando la aparición de enfermedades.

QUÉ HACER

Los consejos médicos convencionales son: descansar, alimentarse bien, distraerse, hacer deporte, gimnasia o yoga. A esto se han sumado las nuevas propuestas para llegar a la fase de relajación: control mental, relajación y disciplinas afines.

Cada vez más los médicos y los psicólogos recomiendan la terapia floral. Es un sistema descubierto por el Dr. Edward Bach alrededor de 1930. FLORES DE BACH PARA EL ESTRÉS

Está compuesto por 38 remedios elaborados a partir de flores. No contienen sustancias químicas, no crean hábito y aún en sobredosis no producen ningún tipo de efecto nocivo.
Actúan sobre la energía humana equilibrando las emociones y las actitudes mentales negativas.
Se toman 4 gotas, 6 veces por día o con una frecuencia mayor que puede ser cada 10 o 15 minutos si fuera necesario.
Para el estrés podemos utilizar las siguientes:

OLIVE: es el remedio para el cansancio físico, para los que se sienten extenuados, sin fuerzas, agotados. Ideal para tomar después de operaciones, de esfuerzos continuados y excepcionales: exámenes, campeonatos, entrenamientos intensivos, períodos de trabajo excesivo, etc. Ayuda a recobrar la energía. Muchas veces predispone a que la persona se relaje, descanse o duerma.

ELM: para los momentos de sobrecarga de responsabilidades. La sensación es que son demasiadas cosas las que tenemos que afrontar y no sabemos por dónde empezar. Ayuda a establecer prioridades y a ordenar el caos que se nos viene encima. Da fortaleza, despeja la sensación de estar abrumado.

OAK: para las personas que no pueden parar de trabajar. Son fuertes y luchadoras pero trabajan más de lo necesario, sin pedir ayuda y aún asumiendo tareas que podrían hacer otros. Finalmente se colapsan o se enferman.
Esta esencia contribuye a que adquieran la noción del límite, a `poder parar, descansar de tanto en tanto y delegar trabajo.

HORNBEAN: es para el cansancio mental generalmente producido por la rutina de un trabajo monótono. Se recomienda cuando se siente la cabeza pesada, embotada y se recurre a algo para despejarse como café, té o mate.
Horbean permite abrirse a nuevas fuerzas creativas para hacer algo distinto o asumir la misma tarea con un enfoque diferente. Restablece la energía mental.

VERVAIN: es el remedio para los apasionados, enardecidos, los que ponen demasiado énfasis en lo que hacen y dicen.
También para los que sufren de dolores por contracturas, generalmente en la nuca y la espalda.
Al tomar este remedio los músculos se distienden y la persona puede descansar mejor y tener actitudes menos tensas, más tranquilas. FLORES DE BACH PARA EL ESTRÉS

IMPATIENS: necesitan esta esencia los acelerados, los que andan a mil, son impacientes y ansiosos. Terminan las frases que los otros empiezan, viven apurando a la gente que califican de lenta, sacándoles las cosas de las manos y a menudo se irritan o se vuelven gruñones. Sin embargo se les pasa enseguida.
Sienten una tensión generalizada que muchas veces se nota en el movimiento continuo de los dedos o las piernas.
Este remedio relaja y tranquiliza.

GENTIAN: se recomienda para el desánimo, para los bajones, para el desaliento. Ayuda a superar la depresión que aparece cuando las cosas no salen bien, cuando hay muchos obstáculos. Este remedio da fuerza, aliento para seguir, constancia y perseverancia.

Esta es una terapéutica simple. No obstante la naturaleza humana es muy compleja, de ahí que para que una combinación de remedios sea efectiva debe ser personalizada. Esta información no cubre todas las posibilidades. Tratamos de dar a conocer las bondades de un sistema de una enorme riqueza. Fieles al propósito del Dr. Bach queremos presentarlo como un recurso creativo para la autoexploración y el crecimiento personal.
Sin duda la terapia floral es un enfoque de la medicina y de la psicología con proyección de futuro: holístico, totalizador e integrativo. Fuente

Compartir este articulo :

 

ENCUENTRA LAS FLORES DE BACH AQUÍ